Saltar al contenido

¿Cómo era la tecnología en la Edad Moderna?

junio 22, 2022

Cómo la tecnología ha cambiado nuestras vidas

Las tecnologías digitales han transformado el mundo a un ritmo sin precedentes, llegando incluso a los países más remotos y aumentando la calidad de vida del 70% de la población humana y aumentando su cobertura.

Esta nueva plataforma ha sido la base sobre la que han surgido numerosas innovaciones. La evolución del negocio digital ha dejado obsoletos muchos modelos de negocio, pero ha dado lugar a disruptores y superagregadores. Un internet más rápido y barato y los procesadores fueron los principales impulsores de este éxodo digital en la última década, pero la próxima década será impulsada por el aumento de la automatización, la IA y el ML para mejorar la productividad humana. Con la mayoría de los esfuerzos mundanos y humanos sustituidos por potentes algoritmos, los humanos tendrán tiempo para idear y utilizar su potencial creativo para mejorar los procesos.

Hace más de una década era bastante raro encontrar un negocio que tuviera presencia online. La mayoría de las transacciones se hacían fuera de línea. Con la prevalencia de los teléfonos inteligentes, la importante innovación en el software capaz de procesar las transacciones en línea y la disponibilidad de las tecnologías de la nube y los centros de datos, ahora se ha convertido en un hecho que todas las empresas tienen una presencia en línea y a menudo procesan la mayor parte de las transacciones digitalmente. Los sectores del comercio electrónico, la banca y los servicios se situaron a la cabeza de este cambio digital, pero más tarde todos los demás siguieron su ejemplo. Es interesante pensar que en estos tiempos no se necesita un escaparate para hacer crecer el negocio, pero si no se tiene presencia en línea, no se puede escalar en absoluto.

Temas clave de la era moderna de la ciencia y la tecnología

En los debates en torno a la historia compartida de Europa, apenas se aborda el papel de la tecnología. Como factor coadyuvante, aparece demasiado alejado de los procesos políticos o culturales de integración. Al mismo tiempo, los desarrollos tecnológicos civiles y militares han contribuido a menudo a procesos de homogeneización no deseados, y desde el siglo XX firmemente adheridos. El efecto aglutinante de las infraestructuras ha contribuido a ello tanto como las similitudes estructurales del conocimiento tecnológico y del conocimiento de la tecnología. Sin embargo, hay que subrayar que los procesos de homogeneización involuntarios en las regiones centrales de Europa no estuvieron en absoluto vinculados por primera vez al periodo de rápida industrialización del continente, sino que se fueron consolidando a partir de la primera época moderna.

Las rutas postales europeas en 1563:  La consolidación sistemática de la red postal a principios de la Edad Moderna aceleró la comunicación dentro de Europa y facilitó un cambio en la percepción de las estructuras espaciales del continente. / Wikimedia Commons

Inventos tecnológicos de la era moderna

Alrededor de la década de 1620, el coste de la madera para la cocción de las salinas se había vuelto insostenible y los salineros de Cheshire se vieron obligados a cambiar al carbón más barato, que ahora se podía obtener fácilmente de las minas de Lancashire, Cheshire Oriental y Staffordshire del Norte.

Sin embargo, se dieron cuenta de que el uso de carbón con su método tradicional de fabricación de sal en las salinas de plomo con frecuencia fundía el plomo. Las reglas de Cheshire para la fabricación de sal limitaban los tiempos de elaboración y el objetivo era evaporar la salmuera lo más rápido posible en el tiempo disponible. Cuando el conde de Huntington visitó Nantwich en 1635, observó que algunos salineros reparaban las fugas de las salinas casi a diario. El resultado fue un cambio gradual de las sartenes de plomo a las de hierro.

La salmuera se distribuía a cada casa de sal a lo largo de un sistema de canales de madera elevados. El número de canales se limitaba a uno que cruzaba el río y desembocaba en una cisterna de almacenamiento común. En el censo de 1624 de las tierras amuralladas, encontramos efectivamente que había una «cisterna común» entre las calles Great y Little Wood y que se extendía a lo largo de toda su longitud. Los fuegos bajo las cisternas sólo podían arder durante periodos de tiempo determinados, denominados «walling in kale». Esto limitaba la producción de sal, ya que había un límite en la cantidad de sal que se podía hacer en cada sartén en un tiempo determinado.

La tecnología en la era moderna

Sólo en el siglo XXI, los científicos han sido capaces de detectar ondas gravitacionales en la Luna, secuenciar el genoma de un paciente con cáncer y crear órganos humanos utilizando células madre («10 Greatest Scientific Discoveries and Inventions of 21st Century | ISB Glasgow», s.f.). Sin embargo, quizá uno de los descubrimientos más influyentes en la comunidad científica fue la capacidad de ver las partículas a nivel atómico y molecular. Así nació el campo de la nanociencia y, desde entonces, ha habido una afluencia de desarrollos científicos que se han traducido en tecnología que afecta directamente a la vida humana. El descubrimiento de la nanociencia ha propiciado avances en los campos de la informática y la ingeniería, que tienen el potencial de cambiar la brecha de la tecnología sanitaria accesible entre las clases socioeconómicas.

Uno de los avances más recientes en nanociencia y sanidad es el campo de la medicina personalizada. Normalmente, cuando a un paciente se le diagnostica una enfermedad, existe un fármaco o tratamiento para la misma, y cada paciente diagnosticado con dicha enfermedad recibe el mismo tratamiento. Sin embargo, con las pruebas genéticas de las que se dispone actualmente, los científicos pueden predecir qué fármacos serán más beneficiosos para cada paciente y adaptar las terapias efectivas de los pacientes a poblaciones más pequeñas con diferentes perfiles genéticos (Vogenberg et al., 2010). Otra vía de terapias de medicina personalizada procede de las células madre. Las células madre se caracterizan por su capacidad de convertirse en múltiples tipos de células, y a principios de la década de 2000 se descubrió que los tipos celulares básicos podían reprogramarse en células madre pluripotentes inducidas (iPSC) que son capaces de formar células funcionales de tejidos específicos (Chun et al., 2011). Por ejemplo, se podrían recoger las células madre de un paciente, reprogramarlas en un laboratorio para que se conviertan en un tipo de célula diferente e implantarlas de nuevo en el cuerpo humano para tratar una enfermedad o lesión. Este método es ventajoso porque limita los efectos secundarios adversos derivados de la introducción de materiales extraños en el cuerpo humano.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad