Saltar al contenido

¿Cómo es una persona prepotente?

febrero 8, 2022
¿Cómo es una persona prepotente?

Test de personalidad controladora

El adjetivo prepotente suele describir a una persona altiva y dictatorial. Alguien considerado prepotente o arrogante no sería descrito como amable o modesto, que son antónimos de prepotente. Prepotente también significa «que reprime o abruma». Thomas Jefferson utiliza esta definición en su decreto: «Si la libertad de religión, que nos garantiza la ley en teoría, puede levantarse en la práctica bajo la inquisición prepotente de la opinión pública, entonces y sólo entonces la verdad, prevalecerá sobre el fanatismo.»

Amigo prepotente

El neuroticismo se conoce como el rasgo que refleja la estabilidad emocional o la tendencia a excitarse fácilmente cuando se le estimula (o la incapacidad de calmarse fácilmente cuando se está molesto o preocupado).

Este concepto tiene sus raíces en la época freudiana, pero posteriormente fue ampliado por Hans Eysenck y otros. Más tarde, Costa y McCrae y otros definieron el neuroticismo como un rasgo negativo de la personalidad que implica la inadaptación y las emociones negativas, la escasa autorregulación o la capacidad de gestionar los impulsos, la dificultad para afrontar el estrés, la fuerte reacción ante la amenaza percibida y la tendencia a quejarse. Así, en general, el neuroticismo se ha definido como la tendencia a experimentar emociones negativas.

El neuroticismo es uno de los «Cinco Grandes» rasgos de la personalidad, junto con la extraversión, la apertura, la concienciación y la agradabilidad (OCEAN o CANOE son los acrónimos que a veces se utilizan para recordar estos rasgos). Estas amplias categorías reflejan rasgos de personalidad duraderos que han sido identificados como formas comunes de categorización entre los individuos.

Cómo trabajar con una persona autoritaria

Este artículo fue escrito por Klare Heston, LCSW. Klare Heston es una trabajadora social clínica independiente con licencia que reside en Cleveland, Ohio. Con experiencia en asesoramiento académico y supervisión clínica, Klare recibió su Master en Trabajo Social de la Virginia Commonwealth University en 1983. También tiene un certificado de postgrado de 2 años del Instituto Gestalt de Cleveland, así como certificación en terapia familiar, supervisión, mediación y recuperación y tratamiento de traumas (EMDR).

No es fácil tratar con una persona controladora. Las personas controladoras pueden ser muy manipuladoras y hacer que te sientas aislado de los demás. Por suerte, hay muchas maneras de enfrentarse a las personas controladoras. En el momento, intenta mantener la compostura y evitar reaccionar. Más adelante, establece límites claros para que la persona no vuelva a sacarte de tu zona de confort. Trabaja en la gestión de tus emociones. Tendrás que trabajar en cuidarte a ti mismo para evitar que una persona controladora te agote.

Este artículo fue escrito por Klare Heston, LCSW. Klare Heston es una trabajadora social clínica independiente licenciada con sede en Cleveland, Ohio. Con experiencia en asesoramiento académico y supervisión clínica, Klare recibió su Maestría en Trabajo Social de la Virginia Commonwealth University en 1983. También tiene un certificado de postgrado de 2 años del Instituto Gestalt de Cleveland, así como certificación en terapia familiar, supervisión, mediación y recuperación y tratamiento de traumas (EMDR). Este artículo ha sido visto 727.993 veces.

Trastorno de la personalidad dominante

¿Qué es una persona controladora? Es alguien que necesita que las personas que le rodean se comporten de determinadas maneras y no de otras. La mayoría de nosotros nos hemos encontrado con una situación en la que alguien nos dice «¡No! No hagas eso». Les preguntamos por qué no, y nos dicen «No quiero que lo hagas» o «Así no se hace».

A lo largo de la vida, trataremos con muchos tipos de personas. Una habilidad vital fundamental que debemos desarrollar es la de gestionar nuestras relaciones. Estamos aprendiendo a decir «Parece que has encontrado un enfoque que te funciona. Yo lo hago de forma diferente, pero ¡muchas gracias por tu ayuda!».

Tuve una amiga muy mandona cuando tenía veinte años. Sólo seguí siendo amiga de ella porque me sentía insegura y creía que necesitaba los consejos de una persona mayor (mi amiga era una anciana de 24 años por aquel entonces).

Si empezaba a describirle a mi amiga una situación en el trabajo o una cuestión social complicada, me cortaba. «¿Qué te pasa?», me preguntaba. «Este es tu problema. Esto es lo que tienes que hacer».

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad