Saltar al contenido

¿Cómo saber si un monitor está en buen estado?

junio 23, 2022

Altura del monitor para jugar

Elegir un monitor adecuado y colocarlo en una posición apropiada ayuda a reducir la exposición a esfuerzos forzados, posturas incómodas y deslumbramientos por encima de la cabeza. Esto ayuda a prevenir posibles efectos sobre la salud, como la fatiga excesiva, la fatiga ocular y el dolor de cuello y espalda.

Una pantalla demasiado alta (Figura 5) o baja le hará trabajar con la cabeza, el cuello, los hombros e incluso la espalda en posturas incómodas. Cuando el monitor está demasiado alto, por ejemplo, tienes que trabajar con la cabeza y el cuello inclinados hacia atrás. Trabajar en estas posturas incómodas durante un periodo prolongado fatiga los músculos que sostienen la cabeza.

Los usuarios de lentes bifocales suelen ver el monitor a través de la parte inferior de sus lentes. Esto hace que tengan que inclinar la cabeza hacia atrás para ver un monitor que, de otro modo, podría estar bien colocado. Al igual que con un monitor demasiado alto, esto puede fatigar los músculos que sostienen la cabeza.

Los monitores que se inclinan significativamente hacia el operador o en sentido contrario pueden distorsionar los objetos en la pantalla, dificultando su lectura. Además, cuando el monitor está inclinado hacia atrás, las luces superiores pueden crear reflejos en la pantalla. Esto puede provocar fatiga visual y tener que sentarse en posturas incómodas para evitar el deslumbramiento de los ojos.

A qué distancia debe estar mi monitor de mis ojos

El trabajador estadounidense medio pasa siete horas al día frente al ordenador, ya sea en la oficina o trabajando desde casa. Para ayudar a aliviar la fatiga visual digital, siga la regla del 20-20-20; haga una pausa de 20 segundos para ver algo a 6 metros de distancia cada 20 minutos.

Ver un ordenador o una pantalla digital suele hacer que los ojos trabajen más. Como resultado, las características únicas y las altas exigencias visuales de la visualización de ordenadores y pantallas digitales hacen que muchas personas sean susceptibles de desarrollar síntomas relacionados con la visión. Los problemas de visión no corregidos pueden aumentar la gravedad del síndrome de visión por ordenador (CVS) o los síntomas de fatiga visual digital. Ver un ordenador o una pantalla digital es diferente a leer una página impresa. A menudo, las letras del ordenador o del dispositivo portátil no son tan precisas ni están tan bien definidas, el nivel de contraste de las letras con respecto al fondo es reducido y la presencia de brillos y reflejos en la pantalla puede dificultar la visión.

Las distancias y los ángulos de visión utilizados para este tipo de trabajo también suelen ser diferentes de los que se utilizan habitualmente para otras tareas de lectura o escritura. En consecuencia, los requisitos de enfoque y movimiento ocular para la visualización de la pantalla digital pueden suponer una exigencia adicional para el sistema visual. Además, la presencia de problemas de visión, aunque sean leves, puede afectar significativamente a la comodidad y al rendimiento en un ordenador o al utilizar otros dispositivos de pantalla digital. Los problemas de visión no corregidos o insuficientemente corregidos pueden ser factores importantes que contribuyen a la fatiga visual relacionada con el ordenador. Incluso las personas que tienen una prescripción de gafas o lentes de contacto pueden descubrir que no son adecuadas para las distancias de visión específicas de su pantalla de ordenador. Algunas personas inclinan la cabeza en ángulos extraños porque sus gafas no están diseñadas para mirar al ordenador o se inclinan hacia la pantalla para verla con claridad. Sus posturas pueden provocar espasmos musculares o dolor en el cuello, los hombros o la espalda.

Pantalla negra del monitor

Al reproducir la curvatura del ojo humano, los monitores panorámicos curvos imitan nuestro campo de visión natural. Al comparar un monitor curvo con un monitor plano, muchos estudios de investigación han descubierto que un monitor curvo es mucho más ergonómico que un monitor plano de pantalla ancha o varios monitores planos en mosaico.

En un monitor plano, el centro de la pantalla está más cerca de los ojos del espectador que los bordes de la pantalla, por lo que cuando el espectador explora su escritorio, sus ojos tienen que trabajar más para enfocar y reenfocar. A medida que el esfuerzo ocular se prolonga día tras día, esta tensión se convierte en fatiga. Y el problema es aún más pronunciado en las pantallas más anchas.

En comparación, un monitor curvo reduce el cansancio ocular al permitir al usuario ver todo en su monitor desde aproximadamente la misma distancia focal. Al ver los bordes de la pantalla en su visión periférica, los usuarios están más inmersos.

Disponer de una configuración cómoda del monitor del puesto de trabajo es fundamental para minimizar el riesgo de lesiones musculoesqueléticas relacionadas con el trabajo. Un monitor curvo es mejor para los ojos e incluso puede ayudar a prevenir las lesiones por esfuerzo repetitivo al tiempo que aumenta la eficiencia, independientemente del sector.

Monitorizar la distancia

De lo contrario, compruebe la conexión del cable de vídeo en la parte posterior del ordenador y en el monitor. Asegúrese de que está conectado correctamente y de que los tornillos de conexión están apretados. Apague el monitor y vuelva a encenderlo (mientras el ordenador está encendido) para ver si se muestra una imagen.

Conecte el ordenador a otro monitor para determinar qué dispositivo tiene el problema (el monitor o el ordenador). Si no dispone de un monitor adicional, conecte temporalmente el ordenador a otro monitor para solucionar el problema.

Inspeccione el cable de vídeo y los conectores de vídeo en busca de daños. Compruebe si hay curvas o roturas pronunciadas en el cable, o clavijas dobladas o rotas en los conectores. Con el monitor y el ordenador apagados, intente enderezar las clavijas dobladas con un pequeño tubo metálico, como la punta de un portaminas vacío o la punta de un bolígrafo retraído.

Si ha tenido que enderezar alguna clavija, vuelva a conectar el monitor asegurándose de que el cable de vídeo está firmemente conectado y, a continuación, encienda el ordenador y el monitor. Si el monitor sigue en blanco, continúe con el siguiente paso.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad