Saltar al contenido

¿Qué implicaciones tiene la robótica?

febrero 4, 2022
¿Qué implicaciones tiene la robótica?

El impacto de los robots en la productividad, el empleo y los puestos de trabajo

¿Cómo evitar que un robot haga daño a las personas? Muchos de los robots actuales, como los que ensamblan coches en las fábricas, se apagan inmediatamente cuando se acerca un humano. Pero esta solución rápida no serviría para algo como un coche autoconducido que tuviera que moverse para evitar una colisión, o un robot asistencial que tuviera que coger a un anciano si se cae. Los robots se convertirán en nuestros sirvientes, acompañantes y compañeros de trabajo, por lo que tenemos que hacer frente a las situaciones cada vez más complejas que se crearán y a las cuestiones éticas y de seguridad que se plantearán.

La ciencia ficción ya preveía este problema y ha sugerido varias soluciones posibles. La más famosa fue la de las Tres Leyes de la Robótica del autor Isaac Asimov, destinadas a evitar que los robots dañen a los humanos. Pero desde 2005, mis colegas y yo, en la Universidad de Hertfordshire, hemos estado trabajando en una idea que podría ser una alternativa.

En lugar de leyes que restrinjan el comportamiento de los robots, pensamos que hay que capacitarlos para que maximicen las posibles formas de actuar, de modo que puedan elegir la mejor solución para cualquier escenario. Como describimos en un nuevo artículo en Frontiers, este principio podría constituir la base de un nuevo conjunto de directrices universales para que los robots mantengan a los humanos lo más seguros posible.

Puntos fuertes y débiles de los robots

Los robots se utilizan en múltiples ámbitos, especialmente cuando pueden aliviar tareas extenuantes o completar misiones que son peligrosas para un humano. Los recientes avances en robótica e inteligencia artificial están revolucionando los negocios, la sociedad y nuestra vida personal.

Además de ser precisos y constantes, los robots pueden trabajar en cualquier entorno, lo que aumenta su flexibilidad. Los robots eliminan los trabajos peligrosos para los humanos porque son capaces de trabajar en entornos peligrosos. Pueden encargarse de levantar cargas pesadas, sustancias tóxicas y tareas repetitivas. Esto ha ayudado a las empresas a evitar muchos accidentes, ahorrando también tiempo y dinero. En el campo de la medicina, los robots se utilizan para cirugías complejas, como la del cáncer de próstata. Los robots son capaces de llegar y encajar donde las manos humanas no pueden, lo que permite una mayor precisión. Los beneficios de la robótica en el campo de la medicina pueden ser procedimientos menos invasivos y reducir el dolor del paciente en su recuperación.

Esta actividad Kick-Start pretende estimular el desarrollo de aplicaciones robóticas apoyadas en las tecnologías espaciales en una amplia variedad de sectores como los entornos extremos, la agricultura, la supervisión de infraestructuras, el transporte, la asistencia social y la robótica blanda. Además, debido al actual brote pandémico, la tecnología robótica puede aportar soluciones creativas adicionales para hacer frente a esta situación sin precedentes.

Efectos negativos de los robots en la vida humana

En los últimos años ha aumentado la atención sobre el posible impacto de los futuros sistemas de robótica e inteligencia artificial. Destacados pensadores han advertido públicamente sobre el riesgo de un futuro distópico cuando la complejidad de estos sistemas progrese más. Estas advertencias contrastan con el estado actual de la tecnología de la robótica y la IA. Este artículo revisa los trabajos que consideran tanto el potencial futuro de los sistemas de robótica e IA, como las consideraciones éticas que hay que tener en cuenta para evitar un futuro distópico. Se incluyen referencias a iniciativas recientes para esbozar directrices éticas tanto para el diseño de los sistemas como para su funcionamiento.

Autores y cineastas se han dedicado, desde la invención de la tecnología, a predecir cómo sería el futuro con la aparición de tecnologías más avanzadas. Uno de los primeros -considerado posteriormente como el padre de la ciencia ficción- es el autor francés Julio Gabriel Verne (1828-1905). Publicó novelas sobre viajes bajo el agua, alrededor del mundo (en 80 días), de la tierra a la luna y al centro de la tierra. Lo sorprendente es que, 100 años después de la publicación de estas ideas, todas -excepto la última- fueron posibles gracias a la progresión de la tecnología. Aunque puede haber ocurrido independientemente de Verne, los ingenieros se inspiraron sin duda en sus libros (Unwin, 2005). En contraste con esta visión mayoritariamente positiva del progreso tecnológico, muchos han cuestionado el impacto negativo que puede tener. Uno de los primeros largometrajes de ciencia ficción fue la producción alemana de Fritz Lang de 1927, Metrópolis. El escenario de la película es una sociedad distópica urbana futurista con máquinas. Más tarde, le siguieron más de 180 películas distópicas similares1 , entre las que se encuentran Terminator, RoboCop, Matrix y A.I. Es difícil decir si estas películas son motivadoras o desalentadoras para los investigadores actuales de la robótica y la IA, pero al menos han puesto los aspectos éticos de la tecnología en la agenda.

Impactos positivos y negativos de los robots en la sociedad

Los robots inteligentes han sido un tema de libros y películas durante décadas. Uno de los autores más importantes sobre robots, Isaac Asimov, empezó a escribir sobre este tema en 1939. Pero todo era ciencia ficción.

Cuando probamos los robots, los miramos desde varios ángulos. Por supuesto, queremos saber si las partes mecánicas y eléctricas funcionan bien. Y el procesamiento de la información no es diferente al de cualquier otro sistema informático.

Pero los ángulos más importantes para analizar la calidad y los riesgos de la robótica son el impacto empresarial y el impacto social. El impacto empresarial puede juzgarse examinando el proceso empresarial y evaluando si el robot encaja bien en el proceso y realmente hace que el proceso sea más valioso para el usuario y/o el propietario.

Mi cuñado tiene una granja con unas 200 vacas lecheras. Desde hace un par de años tiene un robot de ordeño. Este robot utiliza un brazo robótico industrial normal con algunos sensores láser para ordeñar a las vacas de forma totalmente automática y las 24 horas del día (se sorprenderá de la frecuencia con la que las vacas quieren ser ordeñadas en mitad de la noche). Este robot no sólo ahorra mucho trabajo manual, sino que recoge información útil sobre el estado de salud de las vacas. Al menos igual de importante es el impacto social. Antiguamente, el ganadero tenía que estar en casa de 5:30 a 8:00 de la mañana y de 17:00 a 19:30 de la tarde para ordeñar las vacas. Siete días a la semana. Desde que el robot tomó el relevo, el ganadero puede elegir entre dormir más tiempo o ir a comprar o hacer cualquier otra cosa. Además, es mucho más fácil ausentarse un par de días, ya que sólo se necesita a alguien (un vecino, por ejemplo) que pueda ir a la granja cuando el robot dé la alarma. Pero el impacto más continuo de la instalación del robot en la granja fue que el granjero y su familia pueden ahora cenar juntos todos los días a las 18:00 horas, como hacen las familias normales en los Países Bajos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad